La primera versión del singular desembarcadero data de 1851, cuando se construyó frente a la aduana el muelle de la Real Hacienda, precisa un estudio de Mery Berta Pérez, jefa del Departamento de Investigaciones Históricas Aplicadas de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos.

El también conocido como Muelle Circular, por su forma redonda, fue concluido cinco años después, en 1856, y estuvo la obra a cargo del ingeniero Manuel Muñoz, quien se ocupó de la formación del presupuesto del atracadero y tinglado.

Para finales del siglo XIX, la estructura había sufrido significativo deterioro, por lo que en 1952 se levantó uno de hormigón armado, rectangular, con escalerilla para abordar y luminarias de hierro fundido, según apunta en su indagación la historiadora.

La calle La Mar, debido a su proximidad a la bahía, constituyó por antonomasia la arteria ideal para la construcción de muelles y almacenes. Un ejemplo de la vida comercial y marítima de la zona es el hecho de que en 1887 se contaban ya con 21 de estas instalaciones, asegura Pérez.

(Por Dayarys García Chirino, AIN)