Cienfuegos Cuba

Chistes

Cuentos de Pepito

– Pepito, ¿por qué no hiciste la tarea? – Profe mi papá y yo arrancamos todos los árboles del parque y ninguno tenía raíz cuadrada.

– ¿Pepito y tu lápiz? – Lo perdí profe. – ¿Y no se lo has dicho a tus padres? – Ni loco, mi hermana perdió la regla hace tres meses y qué problema se formó.

– Pepito ¿Y tu tarea? – Se la comió mi perro – Pero pudiste imprimirla de nuevo – Mi perro se comió la impresora – Llamaré a tus padres – También se los comió.

– Pepito, ¿cómo se dice perro en inglés? – Dog, maestra – Muy bien, ¿y veterinario? – ¡Dogtor!

– Pepito ¿por qué los niños no deben de hacer ruido en la misa? – ¡Pues porque hay mucha gente dormida!

– Pepito, traduce al inglés: “El gato cayó al agua y se ahogó”.

– Fácil: the cat cataplum in the water gluglu no more miau miau.

– Dime Pepito, ¿De qué país son Los Mayas? – De mayami profesora.

– Pepito, ¿crees que la tecnología reemplazará algún día al papel? – No lo creo profesora, ¡no me veo en el baño limpiándome con un BlackBerry!

– Pepito, ¿Cómo suena la M con la A? – MA. – Muy bien, ¿y con una tilde? – ¡MATILDE!

– Pepito, ¿usted vino a la escuela a estudiar o a conversar? – Profesor, en realidad vine a dormir, pero con todo este ruido es difícil.

– Pepito, diga dos pronombres: – ¿Quién? ¿Yo? – ¡Muy bien! Aprobaste.

El profesor reparte las notas de una prueba en clases:

– Pedrito un diez.

– Martica un ocho.

– Juanito un seis.

– Pepito tienes un cero, has copiado el examen de Juanito.

– ¿Y usted cómo lo sabe maestro?

– Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales, y en la última pregunta Juanito respondió: “esa, no me la sé”, y tú has puesto: “yo tampoco”.

El maestro le hace una pregunta práctica a Pepito:

– A ver Pepito, si tienes 6 dólares en un bolsillo del pantalón y 5 en el otro ¿Que tienes?

– Pues seguro tengo los pantalones de otro maestro, porque yo no tengo dinero.

La maestra pidió a los alumnos que para el día siguiente trajeran objetos que sirvan para curar (medicinas y cosas así) y que les pregunten a sus papás para qué sirven.

Al día siguiente pregunta:

– A ver, Pepito, ¿Qué trajiste?

– Yo traje un tanque de oxígeno, con mascarilla y todo.

– ¿Y quién te lo dio?

– Mi abuelito.

– ¿Y qué te dijo?

– ¡¡No, Pepito, por favor… que me mue….!!.

Pepito llora en clase y la maestra preocupada le pregunta:

– Dime Pepito, ¿a qué viene tanto llanto?

– Maestra es que perdí mi saca punta y mi papá me va a pegar: ¡Si usted hubiese visto, los golpes que le dio a mi hermana cuando perdió la regla!

La profesora ese día llego algo tarde a la escuela y le pregunto a cada muchacho que hacía en ese intervalo.

– Martica, ¿Qué has hecho tú?

– Yo pinté en la pizarra.

– Tomasito, y tú, ¿Qué hiciste?

– Yo tiré mi mi mochila contra el suelo.

– Pepito, y tú, ¿Qué hiciste?

– Yo tiré serpentina por la ventana.

Caramba, aprendan de Pepito que no es un malcriado como ustedes.

Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:

– ¿Y quién tu eres?

– Yo me llamo Serpentina.

Llega un día Jaimito a la escuela y le pregunta a Pepito:

– Pepito, ¿qué escribiste tú en la tarea?

– Yo no escribí nada, ¿y tú?

– Yo tampoco escribí nada.

Y le dice Pepito:

– ¡La profesora va a creer que nos copiamos!

— Pepito, ¿Quién fue Juana de Arco? —Una drogadicta maestra. — ¿De dónde has sacado eso? — ¡El libro dice que murió por heroína!

Ese día en la escuela hay una inspección por lo que la maestra prepara a los alumnos:

Les pide que no digan: “Maestra: ¿puedo ir al baño a orinar?” Sino que digan: “Maestra: ¿puedo ir a cortar una flor?”

Llega la inspección y se sientan a contemplar la clase, al poco rato los niños comienzan a preguntar: Juanito: – ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?

María: – ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?

Pepito: ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?

Al poco rato vuelve Pepito del baño y pregunta:

Maestra, ¿me presta papel para limpiarme el florero?

– Pepito, ¿qué estás estudiando? – Geografía – ¿Ah sí? a ver, ¿dónde está el Amazonas? – En la página 31 profesora.

– Los estúpidos pónganse de pie. Pepito se para y la maestra le pregunta: -¿Pepito tu eres un estúpido? – No, pero es que me da lástima verla ahí parada sola!

La profesora le pregunta a Pepito:

– Dime una palabra que empiece por la letra M

Pepito responde:

– Sartén

– Pero Pepito donde lleva sartén la M.

– Maestra en el mango.

Pepito le pregunta a la maestra:

– Maestra, ¿usted me castigaría por algo que yo no hice?

– Claro que no, Pepito.

– Pues que bueno, porque yo no hice mi tarea.

En la escuela, la maestra pregunta:

– A ver Pepito, ¿cómo te imaginas la escuela ideal?

– ¡Cerrada, maestra!

El maestro le pregunta a Pepito:

– ¿Cómo suena la M con la A?

Y Pepito le dijo: – Ma.

– Muy bien Pepito, y si le colocas una tilde (un acento), ¿cómo suena?.

Pepito contestó:

– Matilde.

El maestro pregunta a Pepito:

– ¿Cuánto es dos más dos más dos?

– Depende profesor, porque si los números están horizontales son 222 y si están verticales son 6.

– Ah… ¿eres muy sabio no? Dime, ¿Cuántos son los mandamientos de la Ley de Dios?

– Los mandamientos son… depende profesor, porque si son para hombres son 10, pero si son para mujeres son 9, porque las mujeres no pueden desear la mujer del prójimo, a menos que sean lesbianas.

– ¡Eres un hijo de Puta Pepito!

– Depende profesor, porque si soy hijo de mi mamá No, pero si soy hijo de la suya Sí.

– Pepito, ¿Por qué llegas tan tarde a la escuela?

– Por el cartel en la calle maestra.

– ¿Qué cartel?

– El que dice: “Zona escolar, vaya despacio”.

La maestra le pregunta a Pepito:

– A ver Pepito, si yo digo: “fui rica”, es pasado, pero si yo digo: “soy hermosa”, – ¿Qué es?

– ¡Exceso de imaginación profesora!

La maestra le dice a Pepito:

– A tu edad yo me sabía todos los nombres de los países.

Y Pepito le contesta:

– Pues en ese tiempo existían dos o tres solamente, maestra.

La maestra pide a los niños que hagan una oración completa, Pepito levanta la mano.

– A ver Pepito.

– Mi hermana está embarazada.

– !Muy bien!…. y ¿cuál es el sujeto?

– Todavía no se sabe.

La maestra le pide a Pepito que dibuje un huevo.

El empieza a dibujar y se mete la otra mano en el bolsillo, entonces una de las compañeritas grita:

– ¡Maestra, Pepito se está fijando!

La maestra de Pepito dice a los alumnos:

– Niños, hagamos un ejercicio deductivo… Supongamos que hay cinco pájaros posados en un arbusto y le disparamos a uno con una pistola.

– ¿Cuántos pájaros quedarían?

– Ninguno – responde Pepito – porque uno moriría y los otros saldrían volando.

La profesora dice:

– Juanito venía a la escuela, pisó una cáscara de banana, se cayó y se quebró una pierna.

– ¿Qué hay que aprender de esto Pepito?

– ¡Que no hay que venir a la escuela!

En la escuela la maestra pregunta:

– ¿Por qué llegas tarde Juanito?

– Ay maestra, es que venía en mi caballo, se echó y no quiso seguir caminando.

– ¿Y tú Carlitos por qué llegas tarde?

– Ay maestra, es que mi caballo, se echó y no quiso seguir caminando.

– ¿Y tú Pepito por qué llegas tarde? ¡Tú no tienes caballo!

– Ay maestra, con tantos caballos echados, no podía pasar……

Otro dia Pepito y Andresito llegan tarde:

– ¿Por qué llegaste tarde Andresito?

– Maestra, es que soñé que estaba volando un avión, me pasé toda la noche y parte de la mañana, por eso llegué tarde.

– Pepito, ¿Y usted por qué llegó tarde?

– Maestra yo me quedé en el aeropuerto toda la mañana esperándolo a él y nunca llegó.

– Mamá no quiero jugar más al rompecabezas con el hijo de la vecina. – ¿Por qué Pepito? ¿No sabe? – Sí, ¡pero se pone a llorar al primer martillazo!

Pepito has suspendido varias pruebas, ¿Por qué?

Papi, si un solo profesor no puede enseñarnos todas las materias, como esperan que un solo alumno se aprenda todas las materias?

– ¡Papá, papá, vinieron a preguntar si aquí vendían un burro! – ¿Y qué les dijiste, Pepito? – Que tú no estabas.

– Pepito, ¿Cuál es la diferencia que existe entre prostituta, novia y esposa? – Fácil: Prepago, postpago y plan ilimitado.

– Papá, me quiero casar con mi abuela. – ¿Cómo te vas a casar con mi madre Pepito? – ¿Y cómo tú te casaste con la mía y yo no dije nada?

– ¡Papá, papá, allá afuera hay un pobre señor gritando! ¿Me puedes das dinero para ese pobre hombre?

– Claro, aquí está el dinero, pero ¿Que grita el pobre hombre?

– ¡Helados, helados!

– Papá, papá en la escuela me dicen mentiroso.

– Ay Pepito, si ¡todavía no vas a la escuela!

– Papá, aquí traigo mis calificaciones.

– !Queeeeeeeee, suspendido! ¡Esto se merece una paliza!

– ¿Verdad que si papá? vamos, yo te digo donde vive el maestro.

– Pepito, hijito, necesito hablar contigo de un tema muy importante.

– ¿De qué tema, papá?

– De sexo.

– Claro papá, ¿qué quieres saber?

– Mamá, ¿por qué la novia va vestida de blanco? – Porque es el día más feliz de su vida – ¿Y por qué el novio va vestido de negro?

Pepito le dice a su papá:

– ¡Papi necesito un vaso de agua!

– ¡Muchacho ya te he dado 34 vasos de agua!

– ¡Pero papi es que se me está quemando el cuarto!

Pepito llega a la casa después de su último día de clases y le dice a su papá:

-Papá ¿te acuerdas que a principio de año me dijiste que me pagarías. $1.000 dólares si pasaba de año?

– Si hijo, ¿por qué? no me digas que…

Pepito lo interrumpe y le dice:

– ¡Si papá! ¡Te ahorré ese gasto!

Papá, ¿Los marcianos son amigos o enemigos? – No sé Pepito, ¿porque? – Porque se están llevando a la abuela. – Pues son amigos hijo.

Llega Pepito de la escuela después de haber hecho sus pruebas finales y el papá le pregunta:

– A ver Pepito, ¿Cómo te fue en los exámenes?

– No sé Papi, pero los maestros que estaban revisando la prueba eran muy religiosos.

– ¿Por qué Pepito? Pregunta el papá.

– Porque cuando estaban revisando la prueba solo se les oía decir: “Ay Dios mío”, “Santísimo”, “Madre de Dios”.

– Pepito, ¿qué regalo quieres para Navidad?, ¿Hermanito o hermanita? – Ay mamá, yo creo que te va a doler cuando salga, pero, ¡Lo que quiero es una bicicleta!

– Abuelita, cierra los ojos. – ¿Y por qué Pepito? – Porque mi papá dijo que cuando cierres los ojos ¡seremos millonarios!

– ¡Papá, papá!, la profesora hizo una pregunta y yo fui el único que levantó la mano. – ¿Y qué preguntó? – ¿Quién no hizo la tarea?

Extrañada de que su hijo regresara tan temprano de la escuela, la mamá de Pepito le interroga:

– ¿Por qué llegaste tan temprano de la escuela, hijo?

– Es que fui el único que pude contestar una pregunta.

– ¡Muy bien, Pepito! ¡Eres un niño tan estudioso! ¿Y cuál fue la pregunta?

– ¿Quién le tiró el borrador al Director?

Pepito compró unos bombones y se los comió todos en un minuto.

Su hermana se quejó:

– Te comiste todos los bombones y no te acordaste de mí.

– ¡Claro que me acordé, por eso me los comí tan deprisa!

Pepito le dice a la mamá:

– Mamá, ¿es la abuelita fosforescente?

La mamá contesta: – No, hijo.

– Entonces, se está electrocutando.

Pepito llega feliz del colegio y le dice a su mamá:

– Mamá, mamá, ¡ya aprendí a escribir!

– ¿Y qué escribiste?

– ¿Cómo voy a saberlo, si todavía no he aprendido a leer?

– Mamá, mamá, ¿el retrete da vueltas?

– No, Pepito.

– Entonces hice caca en la lavadora.

La madre le dice a Pepito:

– A ver si te portas bien, porque cada vez que haces algo malo me sale una cana.

– Ahhh, entonces tú debiste haber sido tremenda, porque fíjate cómo está la abuela.

La mamá llama a Pepito y le dice:

– Le dijiste a tu hermana que era fea, y está llorando, ve y dile que lo sientes.

Entonces, va Pepito y le dice a la hermana:

– Hermanita, siento que seas tan fea.

La madre manda a Pepito a comprar unas tortillas. Por el camino este se encuentra un desfile de modas, vuelve para la casa y le dice a la mama:

– ¡Mamá, mamá! Acabo de ver un desfile de moda, estaba miss Colombia, miss Guatemala y miss Panamá.

– ¿Y mis tortillas Pepito?

– ¡No, esa no la vi!

Se levanta Pepito y le dice a su papá:

– Papá, papá, hoy me levanté con ganas de trabajar.

– ¿Y qué vas a hacer?

– Acostarme para que se me quiten las ganas.

Pepito le dice a su padre:

– Papá, papá, no quiero ir a la escuela.

– ¿Por qué Pepito?

– Primero, tengo sueño, segundo, me aburro, tercero, se ríen de mí.

– ¡Pues, tienes que ir!

– Primero es tu obligación, segundo ya tienes 40 años, tercero eres el director de la escuela.

Pepito le dice a su mamá:

– Yo ya no quiero jugar más con Juanito al rompecabezas.

– ¿Por qué?

– Porque al primer martillazo ya está llorando.

Pepito le pregunta a su padre:

– ¿Papá es verdad que en China los hombres no conocen a su mujer hasta despues de haberse casado?

– Eso pasa en todas partes, hijo.

La mamá de Pepito le dice:

– ¡Pepito, aléjate de la jaula del león!

– No te preocupes mamá, no le voy a hacer nada.

Pepito oye ruidos en el cuarto de sus padres, así que se levanta y se asoma a ver qué pasa y se encuentra a su madre saltando encima de su padre.

– ¿Papá, mamá, que hacen?

Contesta la madre:

– Pues… eh… mira, es que papá está engordando, así que estoy saltando encima de su panza para que adelgace.

– Pero mamá, eso no puede funcionar.

– ¿Ah, no? ¿Por qué?

– Porque todos los días, después de que tú te has ido al trabajo, la vecina viene a casa y vuelve a inflarle la barriga a papá.

El padre le dice:

– Pero Pepito ¿no te da vergüenza? A tu edad Einstein era el primero de la escuela.

A lo que responde Pepito:

– Y a la tuya ya era Premio Nobel.

Pepito le dice a su papá: – Papá, papá, mi hermanita ha prendido la computadora.

El papá le responde:

– Déjala hijo, que tu hermana juegue un ratico.

– Esta bien papá, pero si el fuego llega a tu cuarto, es tu problema.

El papá de Pepito le dice a su hijo:

– Mira Pepito, ya hablé con la cigüeña para que te traiga un hermanito.

– No me jodas papá, habiendo tantas mujeres, ¿estuviste con una cigüeña?

La mamá le dice a Pepito:

– Ve a la tienda y tráeme pegamento.

A lo que Pepito contesta: – ¡NO!!!

La madre le amenaza: – Entonces te pego.

– ¿Cómo me vas a pegar si no tienes pegamento?

— Pepito le temes al Diablo? — Yo, no le temo ni al Malamen. — Y ¿quién es ese? — No sé pero en la iglesia siempre que rezan dicen: “Y líbranos del Malamen”

Pepito le dice al papá:

– Papá, mamá se quiere tirar por la ventana.

– Pues dile a tu madre que le he puesto los cuernos, no alas.

 

 

 

 

Cosas cómicas de Pepito con sus amigos

 

Pepito mira el calendario y le dice a su amigo:

– Hace 15 días que mi tío descansa en paz.

– Oye Pepito, por qué no me dijiste nada sobre la muerte de tu tío -. Le responde este.

A lo que Pepito respondió:

– ¡Cómo crees si la que murió fue mi tía!

Un amigo le dice a Pepito que las personas mayores siempre guardan secretos y por lo tanto es muy fácil sacarles dinero, solo simulando que uno sabe algo.

Pepito decide hacer la prueba con su padre, se acerca mientras este leía el periódico y le dice al oído:

– Lo sé todo…

El padre se asusta y le dice rápidamente:

– Bueno Pepito… toma 100 dólares y no se lo digas a nadie.

Contento con su maldad decide probar con la madre:

– Mamá, acabo de enterarme, lo sé todo…

Asustada la madre le dice:

– Toma Pepito 300 dólares y no se lo digas a nadie por favor.

Llaman a la puerta y sale Pepito a contestar, cuando ve al cartero le dice:

– Lo sé todo…

Entonces el cartero, con lágrimas en los ojos abre los brazos diciendo:

– ¡Hijo mío por fin lo sabes!

Pepito ve a su anciana vecina caminar por la calle y exclama:

– Doña Rufina ¿pero usted tiene dos pies?

– Claro que sí, Pepito ¿Y a qué viene esa observación…?

– Es que mi papá me dijo que usted tenía un pie en el otro mundo.

Pepito llega a la estación de policía:

– Corran, corran que mi papá está peleando en la esquina y lo van a matar.

Efectivamente los policías acudieron a la esquina, donde estaban dos hombres enfrascados en un duro combate. Entonces le preguntan a Pepito:

Pero hijo, ¿Cuál de ellos es tu papá?

– No se sabe, por eso es la pelea.

Pepito se roba el auto de su mama, pero en la esquina un policía lo para. – ¿Oiga tiene permiso de conducir? – Si oficial, mi mamá me deja.

Un señor va caminando y ve un niño (Pepito) tratando de alcanzar el timbre de una casa.

– ¿Necesitas que te ayude?- le pregunta y ante su afirmación carga a Pepito que toca el timbre repetidamente, después el niño le dice:

– Muy bien ahora ¡Corramos!

Un viejito le pregunta a Pepito:

– Oye niño, ¿cuántos años crees que tengo?

– Discúlpeme señor, pero es que yo sólo sé contar hasta cien.

Pepito estaba con su novia viendo la tele en un sofá, de pronto se fue la luz, y su novia le dijo:

– Aprovecha ahora Pepito, aprovecha.

Pepito se levantó y se llevó la televisión.

La amiguita de Pepito le pregunta a su mamá:

– Mamá, mamá, ¿las niñas de 9 años podemos quedar embarazadas?

– No hija

Y dice la niña:

– !Yupiiiiii Menos mal!

– Oiga, señora, su hijo Pepito le ha sacado la lengua al mío!

– Bueno, mujer, eso son cosas de niños!

– ¡Sí, pero es que no podemos contener la hemorragia!

En la farmacia: – Buenas ¿Aquí venden “frecuencia”? – No, ¿qué es? – No sé, pero el doctor me ha dicho que tengo que bañarme con eso.

Una vez Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:

– ¡Huevos, huevos, a 1 dólar la docena!

Y el cura muy molesto grita:

– ¡Saquen a ese niño de los huevos!

Pepito asustado le dice:

– ¡Padre, mejor de la orejita!

La profesora interviene en una discusión entre dos alumnos.

– Pepito, ¿cuál es el problema?

– Es que soy demasiado inteligente para estar en el primer grado. Mi hermana está en tercero y yo soy más inteligente que ella. ¡Yo quiero ir para el tercero también!

La profesora ve que no puede resolver el problema y lo manda para la dirección.

La profesora le explica la situación al director. Este le promete hacerle un test al muchacho, que seguro no conseguirá responder a todas las preguntas y así accederá a continuar en el primer grado.

Ya de acuerdo ambos, hacen pasar al alumno y le hacen la propuesta del test, que él acepta.

– A ver Pepito, ¿cuánto es 3 por 3?

– 9.

– ¿Y cuánto es 6 veces 6?

– 36.

El director continúa con la batería de preguntas que un alumno de tercer grado debe conocer y Pepito no comete ningún error. Por lo que dice a la profesora:

– Creo que tendremos que pasarlo al tercer grado.

– ¿Puedo hacerle yo unas preguntas también?

El director y Pepito asienten.

– ¿Qué tiene la vaca 4 y yo sólo dos?

– Las piernas, responde sin dudar…

– ¿Qué tienes en tus pantalones, que no hay en los míos?

El director se ajusta los lentes, y se prepara para interrumpir…

– Los bolsillos, responde el niño.

– ¿Qué entra al centro de las mujeres y solo detrás del hombre?

Estupefacto, el director contiene la respiración…

– La letra “E”, responde el alumno.

– ¿Y dónde las mujeres tienen el pelo más encaracolado?

– En África, responde Pepito sin dudar.

– ¿Qué es blando, y en las manos de una mujer se torna duro?

– El esmalte de uñas, profe…

– ¿Qué tienen las mujeres en medio de las piernas?

– Las rodillas, responde Pepito al instante.

– ¿Y qué tiene una mujer casada más ancha que una soltera?

– La cama.

– ¿Qué palabra comienza con la letra C y termina con la letra O y puede estar claro u oscuro?

El director empieza a sudar frió…

– El cielo, profesora.

– ¿Qué palabra comienza con la letra C, termina con la letra O, es arrugado y todos lo tenemos atrás?

El director se tapa la cara…

– El codo, profesora, contesta el niño.

– ¿Y qué empieza con C tiene un hueco y yo se lo di a varias personas?

– Un CD.

Más aliviado, el director les interrumpe y le dice a la profesora…

– Póngame a Pepito en cuarto grado. ¡¡¡Yo me voy para primer grado!!!

____________________________________________________________________________________________

Un alemán de la VW está buscando una dirección en La Habana..

Cerca del Vedado detiene su carro y se dirige a dos cubanos que están

jugando domino a la sombra de un frondoso árbol.

-“Entschuldigung, koennen Sie Deutsch sprechen?”- preguntó el  Aleman.

Los dos cubanos se miraron mudos…

-“Excusez-moi, parlez vous Français?”, intentó nuevamente; y los  cubanitos … callados.

-“Do you speak english?” Ni una palabra sale de los cubanos.

-“Prego signori, parlare Italiano?” Ninguna respuesta….

-“Você fala o português?” Nada… mudos.

El alemán, frustrado, se monta en su carro y se va.

Unos minutos más tarde, uno de los cubanos le dice al otro:

-“Chico, yo creo que tal vez deberíamos aprender por lo menos un idioma extranjero”…

-“¿Y pa’qué , mi sangre?” replica el otro.., ¡ese comemielda hablaba  cinco y no le sirvieron pa’ na’ _______________________________________________________________________________________________

Un hombre pequeño va en un ascensor. El ascensor se detiene en una planta y entra un tremendo negro. Éste mira al hombrecillo y ofréciendole la mano, le dice:

– 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La Puerta.

El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofeteándole. Entonces le pregunta:

-¿Tienes algún problema?

A lo que el hombrecillo le contesta:

-¿Podría repetir despacio lo que ha dicho?

El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:

-2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de

200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La Puerta.

Entonces ve que el hombrecillo da un respiro y dice:

-Gracias Dios mío, pensé que había dicho “Date la vuelta! “.

____________________________________________________________________________________________

Algunos chistes de Pinarenos :

– Pepe, ¿fuiste al médico?

– Si, me dijo que me tomara 3 muestras de orina, pero nada más me tomé 2…. ¡sabe horrible!

– Señor, ¡ésta es la quinta vez que compra usted el ticket para ver la película! – Es que el cabrón que está en la puerta me lo rompe……

Una prostituta le dice a Pepe: – Mi amor tengo V.I.H – No joda, eso no es nada, yo tengo VHS, DVD, MP3…

En la funeraria Pepe pregunta: – ¿Tío, cómo murió Julián? – Parece que en una pelea, en el letrero dice “SEPELIO”, pero no dice con quién.

– ¿A dónde vas Pepe? – Voy a regar el jardín – ¡Pero si está lloviendo! – No importa, llevo paraguas.

– ¡Don Pepe, deme una caja de cigarrillos! — ¡No me grites que no soy sordo! Además aquí no vendemos calzoncillos.

Un pinareño encuentra un espejito en la calle, se queda mirándolo y lo que ve lógicamente, es su reflejo. Pero dice:

– Este tipo yo lo he visto en algún lado, pero no recuerdo donde.

Guarda el espejo en su bolsillo y sigue para su casa.

Al entrar a bañarse su mujer recoge la ropa para lavarla y encuentra el espejito en el pantalón.

Se queda mirándolo y dice:

– ¡Mira que descarado, la foto que tenía escondida!

– Sabía que me estaba engañando y no me duele tanto, sino la cara de puta que tiene la desgraciada.

La mamá va a recoger su hija en casa de una pinareña que se la cuida, pero se da cuenta que la niña en el coche no es la suya.

– ¡Donde está mi hija? ¿Quién es este bebe? ¡Respóndame!

– ¡Ay señora! Usted me dijo antes de irse que si la niña se ensuciaba, la cambiara.

Suena el teléfono en casa de un pinareño.

– ¡Hola, Pepe! ¿Te acuerdas de mí?

– Espera un momentico que me ponga las gafas.

Un pinareño lleva a su hijo por primera vez a la escuela, el maestro le pregunta:

¿Este niño tartamudea siempre?

– No solo cuando habla – responde el papa.

Era un pinareño tan tonto, que se quedó encerrada en un supermercado y se murió de hambre.

Dos pinareños están de visita en Miami para ver su familia, están perdidos y uno de ellos le pregunta a un policía:

– Oiga a qué hora sale el tren – a lo que este responde:

– Night ten (las nueve y diez)

Le dice el pinareño al amigo:

– Dice que no hay tren.

El amigo replica – Vuelve a preguntarle que quizás no te entendió bien.

– Oiga a qué hora sale el tren – pregunta de nuevo el pinareño, esta vez señalando el reloj.

El policía responde de mal humor:

– Night ten son of the pitch (a las nueve y diez hijo de perra)

Dice que no hay tren, que está para Miami Beach

Dos pinareños estaban pintando una pared, uno de ellos le dice al otro:

– Oye tú, agárrate bien de la brocha, porque me voy a llevar la escalera.

Dos pinareños caen presos y planean fugarse, el más inteligente le dice al otro:

– Lo haremos así, si la pared es muy alta cavamos un hoyo, pero si es baja la saltamos, ¿Entendido?

– Si, dice el otro, voy primero, ¿De acuerdo?

Pasan 5 horas y el segundo pinareño regresa y dice:

– No hay forma de escapar.

– ¿Por qué?, pregunta el inteligente

– Pues, ¡Porque busqué pero no hay ninguna pared!


Tres cubanas :

Tres negras cubanas están en el aeropuerto y mientras esperan para tomar un avión conversan entre ellas.
La primera negra dice:
– Yo no sé utedes, pero yo me voy a poné una tanguita coló rosa ante de móntarme en ese avión.
– ¿Y pá qué…? le preguntaron las otras dos.
– Porque si el avión se cae y caigo con el culo para arriba, la tanguita rosa se va a ve desde lejos y será fácil rescatarme.
La segunda negra dice:
– Pues yo me voy a poné una anaranjaa y flurecente…
– ¿Y por qué de ese coló? … preguntaron las otras dos.
– Porque si caigo al agua con el culo para arriba, ese coló sinifica “rescate”
La tercera negra dice:
– Pués, yo, no me voy poné naa…
– ¿Cómo dice? 
– Que yo voy sin tanguita ni naa, a culo pelao, como lo oyeron, porque cuando se cae un avión, lo primero que buscan es la caja negra.
______________________________________________________________________________________________________

Sesion de terapia colectiva :

Sesión de terapia de grupo. Varios pacientes reunidos. El terapeuta les pide que se presenten, que digan cual es su actividad y que comenten por qué la realizan.
El primero dice: 
– Me llamo Mario, soy médico dentista porque me gusta que la gente tenga los dientes sanos.
El segundo dice: 
– Me llamo Jorge. Soy arquitecto porque me gusta que la gente viva en casas bonitas.
La tercera dice: 
– Me llamo María y soy lesbiana. Soy lesbiana porque me gustan las tetas, las nalgas y me enloquece el sexo con mujeres.
El cuarto que era un cubano, dice: 
– Soy Manolo, y hasta hace unos minutos estaba convencido de que era albañil, pero acabo de descubrir que soy lesbiana también.

______________________________________________________________________________________________________

Pensando en ti :

Un tipo le dice a su novia:

– Nena, por las mañanas no desayuno pensando en ti… Al medio día, no como pensando en ti… Por la noche no ceno pensando en ti… Y cuando me acuesto no puedo dormir…

– ¿Pensando en mi?

– No, del hambre que tengo nena.


Una señora se va sin su esposo a un Congreso a Cuba.

Cuando llega al hotel de La Habana encuentra en su habitación a un negro de dos metros desnudo con unos atributos que quitan el sentido.

Hacen el amor una y otra vez hasta que amanece… ella le pregunta:

– Mi amor ¿cómo te llamas?

-No te lo pienso decir porque te reirías –contesta él-.

Y así día tras día durante una larga semana hasta que llega el día de regreso al pueblo, en España.

El “cubanito” la acompaña al aeropuerto. Y una vez más y antes de despedirse le pregunta:

– Por favor, no me dejes ir así, dime cómo te llamas.

– Prométeme que no te vas a reír –le dice- … Me llamo Nieve.

La señora suelta una gran carcajada…

El cubano le dice

– Ves como te reíste…

Y responde la señora:

– No me reído de tu nombre, sino de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve una semana en Cuba con 35 centímetros de nieve.


Suspiro final :

Se encuentra el paciente tendido en la cama. Su médico, abogado, esposa, y sus hijos están esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:

– Asesinos, ladrones, mal agradecidos, y se vuelve acostar.

El doctor un poco confundido dice:

– Yo creo que está mejorando.

– ¿Por qué lo dice, doctor? – pregunta la esposa.

– Porque nos ha reconocido a todos


Santos abogados :

Llega un Abogado al cielo y toca la puerta, en eso le sale a recibir San Pedro y le pregunta:

– ¿Y tú quién eres?

– Yo soy abogado

– Los abogados no entran aquí.

– Como que no si el cielo es un lugar público… ¿y tú quién eres?

– Soy el Portero y Guardian del Cielo…

– Entonces muéstrame tu “Acta de Nombramiento”.

San Pedro titubea por un momento y se va a preguntarle a Jesús:

– Señor, allí afuera hay un abogado que dice que puede ingresar al cielo porque es un lugar publico

Jesús se acerca con el abogado y le dice:

– Mira, aquí no entra ningún abogado.

El abogado molesto le pregunta:

– ¿Y tú quién eres?

– Yo soy el hijo de Dios…

– Entonces muéstrame tu Partida de Nacimiento”, a ver si es cierto.

Se voltea Jésus y le dice a San Pedro:

– Mira mejor dejamos entrar a este abogado o luego me pedirá el “Acta de Matrimonio” de mi padre y entonces si que estamos jodidos…


Se ha tragado el sacacorchos :

Una llamada a urgencias:

– Doctor, doctor, un amigo se ha tragado el sacacorchos cuando estábamos a punto de cenar!!

– ¿Y que han hecho?

– Hemos abierto la botella con un tenedor.

Sin enemigos se vive mejor :

Casi al final del servicio dominical el sacerdote preguntó:

-¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?..

El 80 por ciento de la sala levantó la mano.

El sacerdote insistió con la pregunta..

Todos respondieron esta vez excepto una viejecita.

-Señora Josefa… ¿No está dispuesta a perdonar a sus enemigos?.

-Yo no tengo enemigos, respondió dulcemente.

-Sra. Josefa eso es muy raro ¿Cuántos años tiene usted?..

-99 respondió.

La congregación se levantó y la aplaudió.

-¿Puede pasar al frente y decirnos como llega a los 99 años sin tener enemigos?

La señora Josefa pasó al frente, se dirigió a la congregación y dijo:

-Porque ya se murieron todos esos degraciados…!!!.


Silencio por carta :

Un día el Capitán le dice al soldado:

– Le han mandado una carta en blanco Soldado.

El soldado responde:

– Es de mi mujer.

– ¿Cómo lo sabe Usted?

– Porque se enfadó y no nos hablamos.


Los tres ancianos :

Eran 3 ancianos de 70 años, que se encontraron en un bar y se pusieron a hablar.

Hablaban de los hijos, de los estudios trabajos, etc…

-Uno dice: mi hijo es vendedor de bienes raíces y con eso le regaló una casa a un amigo.

Otro dice:

– Pues mi hijo es dueño de una concesionaria y le regaló un coche a un amigo.

Y el último dice…

– Pues mi hijo es gay, y tiene 2 novios, uno trabaja en vendedor de casa y le regaló una casa y el otro trabaja en una concesionaria y le regaló un coche.


Malas notícias :

-Vengo a decirte que tu mujer está ahora acostada con tu mejor amigo.

-Bah, ya los he visto, pero ni era mi amigo ni nada, sólo un conocido.

Calendario
septiembre 2017
L M X J V S D
     
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930