Fundación de la ciudad:

La ciudad de Cienfuegos fue fundada el día 22 de Abril de 1819 por colonos Franceses al mando del Teniente Coronel de Infantería Juan Luis Lorenzo De O’Clouet, el cual procedió en nombre de su majestad el Rey de España, luego de que fuera aceptada la propuesta realizada por el mismo al         Gobernador de la Isla Don José Cienfuegos y al intendente Don Alejandro Ramírez de fundar dicho poblado nombrado Jagua en ese entonces  por los aborígenes del lugar. En ese momento quedo con el nombre de Villa Fernandina de Jagua en honor al Rey Fernando VII

En 1829 el nombre de la Villa fue reemplazado por el de Cienfuegos, en honor al Capitán General de la Isla, Don José Cienfuegos Jovellanos,  bajo cuyo nombre se fundó la colonia.

El Ayuntamiento y el título de Villa se le conceden en 1829 y adquiere la categoría de ciudad, en 1880. (bandera y escudo de la ciudad de Cienfuegos)

En la actualidad  la ciudad de Cienfuegos y capital de la provincia del mismo nombre es también conocida de forma muy popular como La Perla del Sur y su hermosa bahía como Bahía de Jagua o simplemente como bahía de Cienfuegos     

Breve historia de los primeros asentamientos:

Antes que los españoles llegaran por primera vez a esta zona, el territorio de Cienfuegos, ubicado en el centro sur de la isla de Cuba, estaba constituido por el Cacicazgo de Jagua que fue uno de los más importantes asentamientos de indios en el país, de ellos han llegado bellas leyendas que permanecen en  la historia local. (la India de Guararoca)

Se cuenta que la Bahía de Jagua fue visitada por Cristóbal Colón  en  1494 cuando  exploraba el sur para saber si se encontraba en una isla o en un continente.

En el año 1508 el experimentado marino Sebastián de Ocampo, llegó también a este  gran brazo de mar, que los primitivos habitantes llamaban Jagua.

De 1508 a 1509 el español José Díaz se unió a una india y  estableció su residencia en un lugar llamado Tureira, que fue después el barrio de Punta Gorda.

En 1511 el Padre Bartolomé de las Casas y Pedro Rentaría, recibieron una encomienda de indios y se establecieron  en  el lugar conocido por Las Auras, cerca de la Desembocadura del río Arimao.

También se tienen noticias de que entre los años 1537 al 1538, la Bahía de Jagua fue visitada frecuentemente por naves de piratas y filibusteros.

De 1540 a 1543 algunos de ellos se establecieron en Cayo Carenas, que llamaron Cayo Arenas y en Playa Alegre.